banner-cobro-morosos

La irrupción de la digitalización ha supuesto un cambio de paradigma para marcas y empresas que venían ofreciendo sus productos y servicios lejos del mercado online. Ningún sector empresarial se ha librado de la transformación digital y de adaptar sus empresas al entorno online. Según diferentes estudios, solo el 9% de las empresas españolas no ha empezado su proceso de digitalización. 

Y es que, hasta los sectores más tradicionales han visto oportunidad de crecimiento gracias a la digitalización. Uno de ellos es la banca, que comprobó que necesitaba actualizar sus productos y servicios si quería seguir captando nuevos clientes. El Big Data y el Cloud Computing, han sido los que han permitido que el  sector de la banca esté mucho más actualizado que nunca. Se puede percibir con el simple hecho de realizar acciones sencillas como pagos con un tan solo un clic desde el teléfono móvil. Además, en los últimos años también han aparecido el Blockchain y las empresas Fintech, que no ha hecho más que seguir transformando este sector.

En España, la banca online sigue creciendo de forma vertiginosa, pero aun así, el número de usuarios es mucho menor que en otros países de Europa. La banca online ofrece muchas ventajas tanto para el cliente como para la entidad financiera. A pesar de que los números arrojan que aún estamos lejos de alcanzar cifras de Europa, son muchos los clientes que optan por esta modalidad gracias a la sencillez, a la posiblidad de realizar las gestiones desde cualquier sitio y a cualquier hora y pudiendo evitar así las infinitas colas.

Pero aun así, en España existen muchas reticencias acerca de este tipo de banca, por lo que muchos usuarios tienen miedo de realizar transferencias a través de Internet por miedo a perder su dinero. Elegir entre banca tradicional y banca online, se trata de una misión difícil, ya que hay un crecimiento imparable de las entidades digitales en España. Según los datos de Eurostat, durante el 2019, el 55% de los españoles utilizaban la banca online, y se duplica las cifras en comparación hace una década, que era del 22% en 2010. 

Diferencias entre banca tradicional y banca digital

La banca ha tenido muchos cambios durante todo este tiempo, pero ha sabido aprovechar todas las oportunidades que le proporciona la incorporación de la digitalización en este sector tanto para los consumidores como para los negocios.

Las principales diferencias que hay entre la banca tradicional y la banca digital son:

La posición del cliente

La mayoría de los clientes que usaban la banca tradicional han pasado a utilizar los servicios que le proporciona la banca digital, o incluso se han cambiado a una Fintech. 

No hay ninguna duda de que la banca digital está ganando cada vez más terreno dentro del sector financiero, por ello están consiguiendo más cuota de mercado y están captando más clientes.

Así que la gran diferencia entre la banca tradicional y la banca digital, es que la primera apuesta por la utilización de las cartillas, del efectivo y la presencia in-situ en las sucursales, mientras que en la banca digital, emplean mucho más las tecnologías, y no es necesario acudir en persona a las sucursales para realizar cualquier tipo de transacción. 

Hay dos tipos de soporte

Los clientes de una banca digital, apuestan por un soporte más virtual, en cambio los clientes de la banca tradicional necesitan acudir a las sucursales para tener una interacción con el personal de la banca. 

Una de las ventajas de la banca digital es que está disponible 24/7, por lo que el cliente de la banca tradicional está más limitado en espacio y tiempo.

Mayores ventajas en las empresas Fintech

Una de las principales ventajas que tiene la banca digital frente a la banca tradicional es la facilidad, comodidad y rapidez en las gestiones. 

En cambio, en la banca tradicional, lo que prevalece es el trato mucho más personalizado ante al cliente, aunque acabe siendo la función mucho más de comercial y venta. 

El mercado de las Fintech en España y ya son más de 400 empresas las startups que triunfan en España, tal y como recoge El Referente. Entre ellas, destaca ICIRED, la primera plataforma digital de España creada para reclamar, cobrar y publicar impagos en nuestro fichero de morosidad online, una base de datos conectada al sistema financiero español de crédito. La principal novedad es que incluye deuda no financiera en una web abierta y accesible a cualquier persona física, PYME o autónomo, que quiera usar sus servicios. Esto supone la democratización y revolución de los ficheros de morosidad y sistemas de información de riesgo crediticio.

Además, recientemente, ICIRED ha firmado un acuerdo con la empresa Experian, que tiene como objetivo reducir la morosidad. 

Forma de acceso

Para poder acceder a la financiación, en cualquier tipo de banca tanto digital como tradicional es totalmente diferente. En la banca digital, los clientes pueden hacer una solicitud de un préstamo desde un portátil o Tablet, mientras que el cliente de una banca tradicional, debe acudir a una oficina bancaria.  

Consultar el historial de la cuenta

En la banca tradicional, los clientes consultan todos los movimientos de su cuenta a través del cajero en el banco o con una cartilla en ventanilla de una sucursal. 

En cambio, en la banca digital se puede realizar la consulta de la cuenta desde cualquier dispositivo móvil a través de una aplicación propia de cada banco. 

Ventajas  y desventajas de la banca online

La banca online permite que el cliente pueda realizar todas sus operaciones desde un ordenador, móvil o Tablet, de manera rápida y fácil. Incluso, se puede realizar cualquier tipo de operación a cualquiera hora del día y de la semana, sin ningún tipo de restricción.

Con la banca online, hay una mayor transparencia y menos letras pequeñas. En el momento en que se contrata los servicios de manera online, se obliga a que las condiciones y los contratos expuestos a través de la página web sean mucho más claros y concisos que en cualquier banco físico. 

banner-cobro-morosos

Por ello, el cliente no tiene la necesidad de acudir a una entidad financiera física ni llamar por teléfono. Esto supone un mayor ahorro a las entidades al no tener oficinas físicas.   

El peligro que presenta la banca online es que no es una entidad bancaria oficial. Además, hay una gran cantidad de estafadores fuera y dentro de Internet, que aprovechan del desconocimiento de las personas para llevarlos a otras páginas webs que no son oficiales de los bancos. 

También para poder acceder a las cuentas virtuales, es necesario contar con algún tipo de dispositivo móvil como portátil, Tablet o teléfono móvil. 

Con la banca online, no hay una interacción con el personal de la entidad, por ello, muchas personas son reacias a este tipo de banca. 

Ventajas y desventajas de la banca tradicional

La banca tradicional ofrece a sus clientes depósitos con mayor rentabilidad de la que anuncian. En general, las condiciones que tienen los productos son mucho más negociables.  

No es necesario usar aparatos tecnológicos ni informáticos, y además se consigue tener un trato mucho más cercano con el personal de la sucursal. 

Las bancas tradicionales son de propiedad privada y tienen, por tanto, fines de lucro. Además, cuentan con muchos gastos, no solo los gastos generales como pueden ser los de alquiler y  de servicios públicos, sino de sueldos a trabajadores, servicio de limpieza, etc.

Las cuentas bancarias tradicionales no tienen tendencia a ofrecer la mejor oferta disponible cuando se trata de ahorro del dinero. Para realizar transacciones como la transferencia u otro tipo de gestión de una cuenta a través de la banca tradicional, solo se puede hacer acudiendo en persona y en horario de apertura de la sucursal. 

¿Cómo ha influido la digitalización en la banca?

La banca digital ha tenido una gran influencia en el crecimiento del sector bancario como en:

Hay nuevas experiencias

La digitalización dejó de ser sólo teoría para convertirse en una realidad. De la misma manera que los usuarios consultan sus redes sociales y sus emails diariamente, también se han adaptado a realizar interacciones digitales en las sucursales bancarias.

En este nuevo paradigma digital, las entidades bancarias estarán conviviendo con dos tipos de clientes totalmente diferentes, por un lado el cliente tradicional y por otro lado el cliente digital. Pero a ambos hay que ofrecer los mismos servicios y la misma atención. 

Las Fintech

En los últimos años, las startups Fintech han llegado al sector financiero aprovechando aquellos nichos de mercado con más demanda tanto de usuarios como de servicios, y sobre todo aquéllos que están obsoletos o anticuados que ofrecen los bancos tradicionales. 

La banca tradicional vio como una gran oportunidad la llegada de las Fintech para poder aprender y mejorar en los procesos. 

Tener una cultura interna

Dentro de la banca, debe haber un profundo cambio en el modelo operativo y los bancos deben hacer cosas diferentes, ya que en el proceso de digitalización no es suficiente tener una página web y una aplicación para smartphone. 

La automatización de los procesos

Gracias a la automatización, permite que haya una mejora en la eficiencia y en la productividad, eliminando las tareas manuales y repetitivas. Además, consigue una reducción de los costes para poder aumentar los márgenes de beneficio.

La diferencia geográfica en la banca digital

En los últimos tiempos, se está viendo un proceso de transformación a nivel global con un único objetivo que es el usuario final. Pero hay que tener en cuenta que hay grandes diferencias a nivel geográfico. Por ejemplo, no es lo mismo la velocidad que lleva el mercado en Francia, como la velocidad que se lleva en Latinoamérica, por lo que se presenta una mayor disparidad.  

banner-agaz-cuadrado