banner-cobro-morosos

En ICIRED conocemos de primera mano las dificultades que tienen una parte importante de empresas de nuestro país para prosperar. Especialmente aquellas que están empezando a operar o que tienen poco margen de maniobra económico para darse a conocer. Por eso en nuestro blog a menudo nos alejamos de temas enfocados al 100% al cobro de deudas o reclamación de impagos; dedicando muchas de nuestras entradas a profundizar en términos y temas que pueden resultar de interés para nuestros clientes. En este caso os hablamos sobre el merchandising, una estrategia de marketing que puede implementar todo tipo de empresa.

¿Qué beneficios puede tener esta herramienta de marketing para tu negocio?

En primer lugar queremos aclarar qué es el merchandising, ya que aunque probablemente hayas escuchado hablar sobre él, probablemente desconozcas las grandes ventajas que éste puede tener para tu negocio.

El merchandising es el conjunto de estrategias de marketing que apuntan a la promoción y venta del producto. Bien sea en el propio punto de venta, o fuera de éste. Por tanto, el merchandising para empresas tiene dos beneficios y objetivos principales: Atraer a nuevos clientes a la marca y garantizar que los productos se vendan. Y va mucho más allá de regalar productos de la marca, ya que aunque esto sea una de las acciones más claras, no es la única ni la más impactante. Esto dependerá del tipo de marca y del objetivo que tenga cada estrategia de merchandising.

Otros beneficios directos de hacer merchandising son el de mejorar la reputación de la marca, obtener una rentabilidad superior con una inversión menor que otras herramientas del marketing y la publicidad y, por último y no menos importante, afianzar la relación entre la marca y el cliente.

Ejemplos de merchandising

Cuando estas estrategias tienen lugar dentro del punto de venta de la tienda, o de cualquier otro tipo de negocio, se basan en la eficaz colocación de los productos siguiendo un estándar lógico de atracción. Por ejemplo, es merchandising colocar los chicles o golosinas en la caja del supermercado. Ya que este tipo de productos se adquieren más a menudo por impulso que por necesidad. También son ejemplos de merchandising en el punto de venta el adecuado uso de la iluminación o la colocación estratégica de los carteles promocionales.

También en el punto de venta, pero centrado en el exterior o fachada del negocio, el merchandising exterior se encarga de gestionar el entorno del local o establecimiento  con el objetivo de que éste resulte atractivo y de fácil acceso. Para lo que presta especial atención a puntos como la accesibilidad de la entrada, el diseño de la fachada, la publicidad exterior o la inversión en escaparatismo.

El merchandising también puede tener lugar fuera del punto de venta. De hecho este tipo es uno de los más habituales y se produce, por ejemplo, cuando en una película, programa de televisión aparece de manera directa o indirecta una marca o producto concreto. Se trata de una publicidad más sutil que ofrece muy buenos resultados.

Merchandising virtual

Otro tipo de merchandising es el que se realiza en Internet. Unas estrategias que cada vez más empresas tienen en cuenta para promocionar sus productos y darse a conocer a un público más amplio. En este caso algunos ejemplos son el de la promoción de la marca en colaboraciones de blogs o vídeos de Internet, o la elaboración de una buena página de ventas que dirija al público objetivo a la venta.

Por ejemplo, una estrategia que está obteniendo muy buenos resultados es la de presentar la marca un ‘influencer’ que se sienta identificado con ella y esté dispuesto a presentarla en sus redes sociales o hablar sobre ella.

banner-agaz-cuadrado