Aranceles de Estados Unidos a la Unión Europea

0
79
banner-agaz-cuadrado

Las economías mundiales se ven hoy en día afectadas no sólo por factores estrictamente económicos. Intervienen en la actualidad distintas variables como los conflictos bélicos, sociales y políticos, que inciden directa o indirectamente en el desarrollo económico de las naciones aunque no se produzcan en su territorio. Un factor importante a tener en cuenta es la intención manifestada recientemente por el gobierno de Estados Unidos, de imponer aranceles a la Unión Europea.

En lo que respecta al crecimiento económico mundial, el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento mundial indicó que el mismo sigue siendo moderado. Se pronostica un crecimiento de 3,2% para 2019, con un repunte a 3,5% en 2020 (0,1 puntos porcentuales menos que lo proyectado para ambos años en el informe WEO de abril). Los datos sobre el PIB en lo que va del año, sumados a una moderación general de la inflación, apuntan a una actividad mundial más débil de lo previsto.

Según señaló recientemente Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, la economía global está en crisis por distintas variables a causa de la guerra comercial, el Brexit, la desaceleración en China, la pérdida de tracción de la eurozona. Resaltó Draghi que este contexto se produce en un momento en el que la economía estadounidense tiene escaso margen de endeudamiento, tanto público como privado porque ya están muy apalancados, a lo que también contribuye el hecho de que los tipos de interés están en niveles muy bajos.

El señalamiento por parte del gobierno de los Estados Unidos sobre su intención de imponer aranceles a la Unión Europea, complicaría el escenario. Dichos aranceles afectarían a una gran cantidad de productos e impactarían igualmente a productos españoles entre los que se encuentran el vino, el aceite y el queso. También contempla un incremento impositivo  a componentes del sector de la aviación civil, incluidos aviones de Airbus.

Si a lo anterior le sumamos la crisis que ya experimentan los distintos sectores en España como consecuencia del endeudamiento por la crisis de mercado, aunado ésto a los efectos de la ausencia de gobierno del país, no podemos más que preocuparnos, pues podría ser esta la antesala a un déficit en la producción y distribución de alimentos y otros productos, que no sólo afectaría a nuestro país, sino a la economía mundial.

En respuesta a la intención de imposición de aranceles a la Unión Europea por parte del gobierno estadounidense como consecuencia de una disputa que comenzó hace 15 años, la Comisaria de Comercio en la Comisión Europea, Cecilia Malmström, lamentó que Estados Unidos haya decidido imponer aranceles a exportaciones europeas después de la decisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en relación al caso Airbus a la vez que aboga por una “solución justa” y añadió que esto empujará a la Unión Europea a imponer sanciones en sentido contrario, pechando con aranceles adicionales por valor de 2.800 millones de euros a una lista de casi 200 productos procedentes de Estados Unidos como zumo de naranja, whisky, tabaco, vaqueros, motos o mantequilla de cacahuete, entre otros.

Advirtió igualmente Malmström de los “daños” que supondría para las empresas y el comercio mundial esta nueva escalada, que solo serviría para “poner en riesgo puestos de trabajo a ambos lados del Atlántico” en “un momento delicado”.  En caso de no alcanzarse un acuerdo, la aplicación de aranceles a la Unión Europea por parte de Estados Unidos se incrementará en un 10% en el caso de productos de la aviación civil y del 25% en el caso de productos agrícolas. Esto ocurrirá a partir del próximo 18 de octubre, momento en el cual se publicará la lista definitiva de los productos sobre los cuales recaerán estas nuevas sanciones, ya que la lista hasta hoy conocida tiene carácter provisional.

INCIDIENDO EN LA MOROSIDAD

En caso de que efectivamente se verifique la imposición por parte de Estados Unidos de aranceles a la Unión Europea y consecuentemente su afectación a los productos españoles, esto definitivamente influirá de una forma negativa en la liquidez de las empresas, complicando de esta forma su gestión financiera y afectando su competitividad y rentabilidad. La morosidad en el pago de deudas tanto por parte de particulares, de las empresas, así como entre las empresas y las administraciones públicas y los plazos de pago, sin duda se agravarán.

Es un hecho que actualmente la deuda de las empresas y la asunción de riesgos financieros han aumentado, y la capacidad crediticia de los prestatarios se ha deteriorado, a pesar de que según datos publicados por el Banco de España el pasado agosto, la morosidad del crédito concedido por el conjunto de las entidades financieras -bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito- cayó al 5,35% en junio.

Igualmente el Banco de España en su Boletín Económico 4/2019 relativo a los llamados préstamos apalancados, analiza aquellos entre 2016 y 2019 indicando que no se observa una alta concentración del crédito en sectores concretos, aunque destacan los préstamos a empresas de los sectores de bienes de consumo discrecionales, tecnología, financiero, atención sanitaria y telecomunicaciones.

Apunta igualmente el citado Boletín, que aunque por ahora las tasas de impago están contenidas en este mercado y el riesgo de concentración no es elevado, no se pueden descartar tensiones futuras ante una  desaceleración de la actividad económica. Si hubiera un aumento de los incumplimientos, el coste de la deuda de empresas con alto riesgo de crédito se incrementaría y se reducirían sus posibilidades de refinanciación, amplificando la contracción económica. 

Además, muchos de los inversores expuestos a estos préstamos o a sus titulizaciones, en caso de un deterioro de la calidad crediticia de estos instrumentos, podrían sufrir pérdidas significativas.  Por su parte la Comisión Europea en el informe específico correspondiente al Semestre Europeo de 2019 sobre España, concluyó la existencia de desequilibrios macroeconómicos y resaltó como puntos vulnerables el alto nivel de endeudamiento interno y externo tanto público como privado, el elevado desempleo y el moderado crecimiento de la productividad.

banner-cobro-morosos

MINIMIZAR EL RIESGO DE IMPAGO

Las distintas variables como los conflictos bélicos, sociales y políticos, inciden directa o indirectamente en el desarrollo económico de las naciones aunque no se produzcan en su territorio ocasionando crisis que afectan la solvencia y la liquidez de las empresas y particulares.

La actual crisis que experimentan los distintos sectores en España como consecuencia del endeudamiento por la crisis de mercado, aunado ésto a los efectos de la ausencia de gobierno del país, y la amenaza inminente de aplicación de aranceles a la Unión Europea lo que tiene una importante repercusión en la economía española, no podemos más que preocuparnos, pues podría ser esta la antesala a un déficit en la producción y distribución de alimentos y productos, complicando de esta forma la gestión financiera de las empresas, afectando su competitividad y rentabilidad, lo que traerá sin duda un aumento en la morosidad.

A fin de minimizar el riesgo de los impagos de cualquier tipo y especialmente de los producidos como consecuencia de una crisis económica existe ICIRED, una plataforma mediante la cual, al momento de cobrar una deuda se envía un requerimiento de pago al deudor, es decir, una notificación certificada en la que se le solicita que pague la deuda. Si no paga, se incluye en un fichero de morosidad y se le envía una carta certificada informándole al respecto.

La información publicada en el fichero de morosos es consultada a diario por miles de empresas y entidades financieras, favoreciendo la solución amistosa del cobro de morosos. Se puede incluir cualquier persona física (particulares y/o autónomos) y personas jurídicas que mantenga una deuda dineraria, cierta, vencida, exigible y reconocida, siempre que no hayan pasado 5 años desde el vencimiento de la obligación y que el importe adeudado no sea inferior a 50€.

De la misma manera se puede incluir a una administración pública, siempre que además de cumplir con los anteriores requisitos, la deuda sea acreditada documentalmente, de manera que el órgano administrativo no sea injustamente afectada en su imagen y buen nombre. La plataforma permite intercambiar información sobre impagos comerciales tanto de personas jurídicas como de personas físicas, constituyéndose así en una herramienta fundamental al momento de la gestión de cobro de deudas por impago.

Esto es posible gracias a que ICIRED recoge las publicaciones de los impagos de sus usuarios y permite que cualquier tercero pueda consultar dicha información, facilitando así la prevención de la morosidad al recoger y suministrar información de gran relevancia para conocer la solvencia de personas físicas y jurídicas, incluso de administraciones públicas como se dijo anteriormente. Esta información, en este caso de impago por parte del deudor, afectará directamente el historial crediticio de éste, con lo cual las entidades financieras al tener acceso a dicha información, pueden de acuerdo a la evaluación del riesgo, negarle préstamos o créditos. Es importante destacar que ICIRED cumple con toda la normativa relativa a la protección de datos, incluyendo la Ley de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales 3/2018







banner-agaz-cuadrado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.