banner-cobro-morosos

Nada más ver el número 2020 y asociarlo a un trámite tributario tan importante y relevante como es la declaración de la renta anual, nos tiemblan las piernas por la multitud de cambios y detalles que hay que tener en cuenta en ese ejercicio tributario por lo especial de la situación laboral de muchos. El año 2020 ha sido especialmente atípico en multitud de ámbitos y todos ellos vienen provocados por la crisis sanitaria a la que nos hemos tenido que enfrentar en todo el mundo y que ha traído un cambio en el paradigma del empleo y el entorno laboral. Esta crisis sanitaria ha golpeado todos los sectores y eso hace que la situación de cada uno, de cada persona física este año 2020 sea completamente diferente y es algo que hay que tener muy en cuenta de cara a presentar la declaración de la renta de este año 2020. 

Cada uno de nosotros tenemos un caso concreto y es bueno conocer de primera mano todos los plazos, circunstancias asociadas a los ERTE y a todos esos cambios que se han producido este último ejercicio. Aunque siempre se recomienda estar asesorado por un gestor para la realización de este trámite burocrático tan relevante, es imprescindible que como ciudadanos conozcamos la máxima información posible para saber y poder prever cómo cerraremos el ejercicio. 

A lo largo de este post vamos a conocer punto a punto, todas las claves que entraña la Campaña de la Renta 2020. Donde queremos dar respuesta a todas esas preguntas que surgen este año como novedad y que nos darán confianza para poder enfrentarnos a cumplimentar toda la información requerida. 

El caos que se avecina en la declaración de la renta no es solo para los ciudadanos, sino también para todos esos trabajadores públicos que tendrán que examinar, todavía con más detenimiento, cada importe, cada documentación para no incurrir en errores técnicos que puedan todavía más acuciar la situación económica actual en la que se encuentra buena parte de la sociedad española. Sin trabajo, o con trabajos parciales sujetos a los ERTE, con problemas económicos, familiares y sin una ventana que dé luz a esta caída del empleo y la estabilidad social. 

La Campaña de la Renta 2020

Por poner plazos indicamos que dicha Campaña asociada la declaración de la renta 2020 dará comienzo el día 7 de abril de 2021 y finalizará el 30 de junio del mismo año. Es importante conocer el tiempo con el que contamos para no dejar todo para última hora, ya que como venimos indicando, este año será más complicado. 

La concienciación que se transmite desde el Gobierno central de cara a este año es que hay que valorar estos tiempos para entrar en plazos y seguir ese calendario marcado por la Agencia Tributaria en el borrador de Orden Ministerial que la regirá. En él también se refleja que si se solicita el pago por domiciliación bancaria, el plazo de presentación de la declaración de la renta 2020 debe ser hasta el 25 de junio. Esa sería la fecha límite. 

A nivel administrativo no existen cambios sustanciales respecto a la campaña anterior. 

Esto se debe a que, por un lado, los cambios suelen formar parte de los criterios de política fiscal incorporados a la ley de Presupuesto y en el año 2019 se ha prorrogado el presupuesto del año 2018. Y por otro lado, es la propia Agencia Tributaria la que justifica esa ausencia de novedades precisamente por la situación de emergencia de salud púbica producida por el Covid-19 que ha marcado que las medidas normativas adoptadas se haya vinculado o volcado hacia el plano sanitario, económico y social. 

Principales novedades de la declaración de la renta 2020

Pese a ello, la inmensa mayoría de los ciudadanos tememos ese momento de enfrentarnos a preparar nuestra declaración de la renta dada, precisamente, esa situación de incertidumbre y descontrol desde el SEPE. 

Vamos a comentar algunas de esas novedades que sí se incorporan para este ejercicio y que aportan luz dentro de todo el proceso. 

  1. Se introduce una novedad que facilitará la declaración de los rendimientos de capital inmobiliario de los inmuebles de régimen de arrendamiento durante el ejercicio 2020. Esto hace que se muestre al contribuyente el cálculo de la amortización que es el principal gasto deducible en los arrendamientos que se deduce de la información cumplimentada en la declaración correspondiente al ejercicio anterior y le permitirá trasladarla a la declaración del 2020, y en su caso modificarla, y calcular sin más operaciones el importe de la amortización deducible.
  2. Por primera vez los contribuyentes podrán importar los datos consignados en los libros de registro del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Esto aparece en el apartado de rendimientos de actividades económicas de estimación directa y es otra de las novedades de este año. Mediante esta novedad los contribuyentes que realicen actividades económicas y estén obligados a llevar libros registro podrán trasladar el contenido del mismo facilitando la cumplimentación de este apartado. 
  3. Más que nunca el poder realizar esta declaración de la renta de forma telemática cobra especial fuerza. Se podrá presentar de forma telemática a través de Internet. Si se prefiere que sea Hacienda quien realice el trámite, es posible seguir realizándolo de forma telefónica o presencial con cita previa. Sin embargo esta atención presencial no arrancará hasta el 2 de junio y se podrá solicitar la cita previa a partir del día 27 de mayo. En el caso de querer o necesitar atención telefónica para presentar declaraciones en la campaña de la renta será a partir del 6 de mayo y la cita previa desde el día 4 de ese mismo mes. 
  4. Recomiendan desde Hacienda preparar la documentación necesaria con tiempo y se tengan muy en cuenta esos plazos, independientemente del método que el ciudadano vaya a escoger para presentar su declaración de la renta 2020.

Declarar un ERTE

Esta pregunta es una de las más comunes este año dada la cantidad de trabajadores que se han acogido a esta medida para poder mitigar en cierto modo la crisis laboral acuciada por el Covid-19.  En lo relativo a la declaración de la renta 2020 indicamos que estarán exentos de presentar la declaración aquellos contribuyentes que obtengan unos rendimientos brutos del trabajo que se encuentren por debajo del umbral de los 14.000 euros. 

Como medida excepcional por el Covid-19, aquellos contribuyentes afectados por ERTE no estarán obligados a declarar por IRPF si la suma de los rendimientos del trabajo no supera los 22.000 euros y si “el importe percibido del segundo y restantes pagadores no supera los 1.500 euros”.

Se presentan también varios casos donde declarar un ERTE improcedente. Las prestaciones satisfechas por ERTE se deben declarar en el modelo 190, con clave C referido a desempleo.  En el caso de que se produzca abonos de ERTES improcedentes que posteriormente deban devolverse por el contribuyente, si ésta se produce en el ejercicio 2020, en este modelo hay que reflejar únicamente el neto correspondiente. En caso de que la devolución se produzca en 2021, las cantidades devueltas se consignarán ele modelo 190 ya correspondiente a 2021, con ejercicio de devengo 2020 y signo negativo. 

El caso de los autónomos también es importante tenerlo en cuenta con relación a la prestación extraordinaria por cese de actividad. En este sentido, estos trabajadores autónomos no deberán incluir esta prestación como un ingreso más del trimestre en el modelo 130 de pago fraccionado del IRPF al no ser calificado como un rendimiento de actividades económicas. Por ello, dicha cantidad recibida deberá reflejarse en el modelo 190 con clave C referido a prestaciones y subsidios de desempleo. 

Estos son los casos más comunes a los que los trabajadores nos vamos a enfrentar llegado el momento de realizar la declaración de la renta 2020. Un año atípico también a nivel tributario donde el tener toda la documentación y prestar especial atención a los detalles que hemos mencionado harán que el camino sea mucho más sencillo. Además de recomendar activamente contar con la presentación de esta declaración por la vía telemática, ya que el plazo es más extenso.

banner-agaz-cuadrado