DEUDAS, ESTRÉS Y ENFERMEDAD

0
1602
cómo saber si estoy en el ASNEF
cómo saber si estoy en el ASNEF
banner-cobro-morosos

¿Qué hacer ante el impago de deudas?

El estrés que ocasiona el cobrar una deuda es, entre otras causas, la razón de múltiples enfermedades.  Esta es la respuesta que da el cuerpo frente a una amenaza o demanda, sea económica, laboral, social familiar o emocional. 

El estrés y la depresión producen discapacidad en el ser humano, siendo definida esta última como un término genérico que abarca deficiencias, limitaciones de la actividad y restricciones de la participación, según la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

De acuerdo a la (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo y es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. De acuerdo con dicho organismo, quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto, traumatismos psicológicos) tienen más probabilidades de sufrir depresión. A su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, la propia depresión.

Se calcula que la depresión afecta a más de 300 millones de personas y puede convertirse en un problema de salud muy serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares, y, en el peor de los casos puede llevar al suicidio.  Igualmente se ha demostrado que existe una relación entre la depresión y la salud física, así, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa.

En lo referente al suicidio, cerca de  800 000 personas se suicidan cada año y por cada suicidio, hay muchas más tentativas cada año. Gran cantidad de estas conductas se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

En definitiva se podría decir que las emociones  juegan un papel preponderante en el desarrollo del estrés y éste a su vez, en las enfermedades.  Tenemos y sentimos emociones en cada acto de la vida, siendo el amor y la alegría las emociones que nos producen ganas de trabajar y vivir sin angustia, es decir el estrés positivo.  Por el contrario, el estrés negativo va acompañado generalmente de pérdidas, sean de seres queridos, de trabajo, de dinero, de la casa etc.  Efectivamente, el no poder disponer del propio dinero por causas imputables a otro, por causa del impago, y también la imposibilidad de pagar una deuda, produce el llamado estrés negativo y ocasiona angustia, depresión y ansiedad en el mejor de los casos. 

De esto habla la psiconeuroinmunología, la cual según la Asociación Creando Salud se puede definir “como el campo del conocimiento que explora las interconexiones entre los sistemas nervioso, inmunológico y endocrino, y que ha planteado el desafío de tratar la mente y el cuerpo como una unidad en la cual es posible estimular la denominada farmacología humana, para de esta forma influir en el sistema inmunológico y en los mecanismos que permiten afrontar la condición de enfermedad, pudiendo hacer posible desde una mejor calidad de vida, hasta la sanación”.

Y es que, como se dijo anteriormente, el estrés que ocasiona el cobrar una deuda o no poder pagar alguna es, entre otras causas, la razón de múltiples enfermedades.  Por ello es necesario saber cómo enfrentarse a una deuda, de manera de solucionar el tema sin que afecte la salud.

QUÉ HACER ANTE EL IMPAGO DE DEUDAS

Ante un impago y con el objeto de hacer efectivo el cobro de la deuda, es necesario en primer término hacerlo de forma amistosa, esto a fin de agotar la vía extrajudicial.  Para ello es recomendable enviar un burofax o cualquier otro medio fehaciente con indicación la deuda detallada y plazo para su pago, haciéndole saber al moroso que en caso de incumplimiento por su parte, se procederá al cobro por vía judicial.   De esta manera ante un eventual juicio, se acredita ante el juzgado el agotamiento de la vía extrajudicial. 

En este punto es importante hacer mención a la información personal, ello con la finalidad de hacer frente a los riesgos que pueden suponer el acopio y tratamiento de datos personales para los derechos de la personalidad.  Para ello y a raíz del Reglamento UE 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos   que entró en vigor en toda la Unión Europea, se publicó en España la nueva Ley de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales 3/2018 de 5 de diciembre, contiene los requisitos exigidos para la inclusión en estos ficheros de datos de carácter personal que sean determinantes para enjuiciar la solvencia económica del afectado, tal y como lo especifica el artículo 20 del referido texto legal que reza:

  1. Salvo prueba en contrario, se presumirá lícito el tratamiento de datos personales relativos al incumplimiento de obligaciones dinerarias, financieras o de crédito por sistemas comunes de información crediticia cuando se cumplan los siguientes requisitos:
  2. a) Que los datos hayan sido facilitados por el acreedor o por quien actúe por su cuenta o interés.
  3. b) Que los datos se refieran a deudas ciertas, vencidas y exigibles, cuya existencia o cuantía no hubiese sido objeto de reclamación administrativa o judicial por el deudor o mediante un procedimiento alternativo de resolución de disputas vinculante entre las partes.
  4. c) Que el acreedor haya informado al afectado en el contrato o en el momento de requerir el pago acerca de la posibilidad de inclusión en dichos sistemas, con indicación de aquéllos en los que participe.

La entidad que mantenga el sistema de información crediticia con datos relativos al incumplimiento de obligaciones dinerarias, financieras o de crédito deberá notificar al afectado la inclusión de tales datos y le informará sobre la posibilidad de ejercitar los derechos establecidos en los artículos 15 a 22 del Reglamento (UE) 2016/679 dentro de los treinta días siguientes a la notificación de la deuda al sistema, permaneciendo bloqueados los datos durante ese plazo.

  1. d) Que los datos únicamente se mantengan en el sistema mientras persista el incumplimiento, con el límite máximo de cinco años desde la fecha de vencimiento de la obligación dineraria, financiera o de crédito.
  2. e) Que los datos referidos a un deudor determinado solamente puedan ser consultados cuando quien consulte el sistema mantuviese una relación contractual con el afectado que implique el abono de una cuantía pecuniaria o este le hubiera solicitado la celebración de un contrato que suponga financiación, pago aplazado o facturación periódica, como sucede, entre otros supuestos, en los previstos en la legislación de contratos de crédito al consumo y de contratos de crédito inmobiliario.

Cuando se hubiera ejercitado ante el sistema el derecho a la limitación del tratamiento de los datos impugnando su exactitud conforme a lo previsto en el artículo 18.1.a) del Reglamento (UE) 2016/679, el sistema informará a quienes pudieran consultarlo con arreglo al párrafo anterior acerca de la mera existencia de dicha circunstancia, sin facilitar los datos concretos respecto de los que se hubiera ejercitado el derecho, en tanto se resuelve sobre la solicitud del afectado.

banner-cobro-morosos
  1. f) Que, en el caso de que se denegase la solicitud de celebración del contrato, o éste no llegara a celebrarse, como consecuencia de la consulta efectuada, quien haya consultado el sistema informe al afectado del resultado de dicha consulta.
  2. Las entidades que mantengan el sistema y las acreedoras, respecto del tratamiento de los datos referidos a sus deudores, tendrán la condición de corresponsables del tratamiento de los datos, siendo de aplicación lo establecido por el artículo 26 del Reglamento (UE) 2016/679.

Corresponderá al acreedor garantizar que concurren los requisitos exigidos para la inclusión en el sistema de la deuda, respondiendo de su inexistencia o inexactitud.

  1. La presunción a la que se refiere el apartado 1 de este artículo no ampara los supuestos en que la información crediticia fuese asociada por la entidad que mantuviera el sistema a informaciones adicionales a las contempladas en dicho apartado, relacionadas con el deudor y obtenidas de otras fuentes, a fin de llevar a cabo un perfilado del mismo, en particular mediante la aplicación de técnicas de calificación crediticia.

Ahora bien, ocurre en este punto que agotada la vía extrajudicial y tratando de evitar un largo y costoso procedimiento judicial, muchas personas acuden a las empresas de cobro de morosos o impagados, las cuales se encargan de prestar el servicio de cobro de deudas y ayudan a la gestión de cobro a cuotas impagadas.  El acceso o contratación de este tipo de empresas es completamente legítimo y no vulnera en ningún caso el derecho de los deudores, sin embargo, hay que tener cuidado al momento de confiar el cobro de las deudas, pues algunas utilizan métodos que pueden vulnerar el honor o la imagen del deudor, pudiendo incurrir en el delito de coacciones previsto en el artículo 172.1 del Código Penal y llamado “delito leve de coacciones” contenido en el artículo 172.3 ejusdem, introducido en la Reforma del Código Penal de 2015, además de la responsabilidad civil correspondiente.

Para reclamar el pago de la deuda por vía judicial, puede hacerse de acuerdo a lo estipulado en el artículo 812 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que indica que para el cobro de la deuda podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite de alguna de las formas siguientes:

1.ª Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica.

2.ª Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.

  1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, podrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes:

1.º Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.

2.º Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

Otras alternativas para el cobro judicial de la deuda lo constituyen el juicio verbal y el juicio ordinario.  Si la deuda no excede de los 6.000 Euros, se intentará el cobro a través del procedimiento verbal, de acuerdo a lo estipulado en los artículos 437 a 477 de la Ley 1/2000 de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.  Por otra parte, en caso de que el reclamo verse sobre cantidades superiores a los 6.000 Euros, entonces se procederá a través del procedimiento ordinario, según las especificaciones de los artículos 399 a 436 ejusdem.

– 

LA OPCIÓN DE REDUCIR EL RIESGO DE ESTRÉS NEGATIVO

Con la finalidad de reducir el riesgo del llamado estrés negativo en el área dineraria, se tiene a ICIRED, Y es que esta plataforma, constituye una base de datos que permite intercambiar información sobre impagos de personas físicas y también de personas jurídicas. Esto es posible ya que ICIRED recoge las publicaciones de los impagos de sus usuarios y permite que cualquier tercero pueda consultar dicha información, facilitando así la prevención de la morosidad al recoger y suministrar información de gran relevancia para conocer la solvencia de personas físicas y jurídicas.  Esta información afectará directamente el historial crediticio de éste moroso, con lo cual las entidades financieras al tener acceso a dicha información, pueden de acuerdo a la evaluación del riesgo, negarle préstamos o créditos.

banner-cobro-morosos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.