Lista de morosos: todo lo que debes saber

0
316
lista de morosos
banner-agaz-cuadrado

Hoy vamos a tratar un tema que preocupa más de lo que muchas veces pensamos. No queremos ponernos filosóficos, pero en muchas ocasiones, nos encontramos que debido a un error propio o a no realizar ciertas gestiones necesarias acabamos en una lista de morosos que nos va a limitar a la hora de poder hacer contrataciones de productos y servicios con multitud de compañías que comprueban si formas parte de alguno de estos listados. Por ponerte un ejemplo, cuando quieres dar de alta un nuevo servicio de luz con una empresa como Iberdrola, o cambiar el titular de la misma, la compañía realiza un estudio de solvencia previo a aceptarte como nuevo cliente. 

Para evitar formar parte de un fichero de morosos tendrás que tener en cuenta dos aspectos. El primero y más importante, hacer las cosas bien, legalmente hablando, y el segundo, estar pendiente de que ninguna gestión que se escape a tu control pero pueda afectarte, te acabe incluyendo en un listado de morosos.

En este post vamos a ver en qué momento se considera a una persona morosa y cómo se entra en un listado de este tipo, en el que hoy en día hay más de 4 millones de personas incluidas.

Definición de moroso

Empecemos por el principio. Tal y como define Wikipedia, una persona morosa es aquella que persona física o jurídica que no ha cumplido una obligación a su vencimiento. Esto quiere decir, que se puede considerar moroso tanto a una persona como a una empresa, y que se considera moroso o morosa a una persona o entidad en el momento en el que tiene cierta deuda pendiente.

Una persona morosa es aquella que persona física o jurídica que no ha cumplido una obligación a su vencimiento.

El término moroso está recogido en el Código Civil, en el capítulo dedicado a la naturaleza y el efecto de las obligaciones, concretamente en el artículo 1100 cc. 

En dicho artículo se recoge lo siguiente: 

<<Incurren en mora los obligados a entregar o a hacer alguna cosa desde que el acreedor les exija judicial o extrajudicialmente el cumplimiento de su obligación.

No será, sin embargo, necesaria la intimación del acreedor para que la mora exista:

  1. Cuando la obligación o la ley lo declaren así expresamente.
  2. Cuando de su naturaleza y circunstancias resulte que la designación de la época en que había de entregarse la cosa o hacerse el servicio, fue motivo determinante para establecer la obligación.

En las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el otro no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe. Desde que uno de los obligados cumple su obligación, empieza la mora para el otro.>>

Según este artículo, una persona o entidad es considerada morosa en el momento en el que vence el plazo estipulado para realizar o entregar una cosa, y esta no se ha llevado a cabo. 

En el momento en el que esta obligación no se ha llevado a cabo, el acreedor (persona física o jurídica que tiene derecho a pedir que se cumpla una obligación, especialmente que se le pague la deuda) puede tomar acciones legales para solicitar que esa deuda sea saldada. 

El término moroso está incluido en el Código Civil y en él se incluyen también las moras y las obligaciones derivadas

Estas acciones pueden ser:

banner-acceso-ficheros-cuadrado
    1. Judiciales: llevando al moroso ante los juzgados y tribunales para exigir que se salde la deuda mediante una resolución judicial.
    2. Extrajudiciales: son las acciones que ocurren fuera del juzgado y que se pueden llevar a cabo a través de terceros. Existen diferentes tipos de acciones extrajudiciales como la intimación personal (por email, teléfono, reuniones presenciales…), a través de un requerimiento de pago formal como un burofax o contratando una empresa de recobro, entre otros. Si quieres saber más sobre las posibilidades de recobro extraoficial, puedes visitar el post que hicimos al respecto haciendo clic en este enlace. Lo cierto es que en muchos casos, para un acreedor supone también un dolor de cabeza el hecho de tener que reclamar una deuda, ya que en muchas ocasiones, se requiere de una inversión económica alta para simplemente empezar las gestiones de solicitud de la misma.

Entrada en una lista de morosos

Cuando el acreedor ha llevado a cabo todas las acciones que ha considerado necesarias para recuperar su deuda y no ha podido hacerlo, la opción que queda disponible es la de introducir al deudor en la lista de morosos. 

Una lista de morosos es un fichero de datos donde están incluidas las personas físicas y jurídicas que tienen algún pago pendiente. Para que una persona o entidad jurídica pueda ser introducida en una lista de morosos, debe cumplir con una serie de hechos:

  1. Debe tener una deuda real impagada de un mínimo de 50 euros.
  2. El deudor debe haber sido advertido, en el contrato o en un requerimiento previo, de la inclusión en un fichero concreto si incurre o persiste en el impago.
  3. Dicha deuda debe ser menor de un periodo de cinco años. 
  4. Se debe comunicar al moroso la inclusión en dicho fichero con un mes de antelación a su publicación.

Estos aspectos vienen recogidos en  la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantías de Derechos Digitales.

Existen diferentes listas de morosos, pero las más conocidas hasta ahora eran ASNEF, RAI y CIRBE. Este tipo de bases de datos suelen ser utilizadas por compañías telefónicas, empresas de servicios y grandes compañías. A ellos debemos recurrir para saber si estamos dados de alta en uno de los ficheros y no hemos recibido comunicación. Para hacerlo, deberemos de aportar la información que nos soliciten, que normalmente suele ser nuestro DNI o NIE si eres una persona, o el CIF si eres una entidad jurídica. 

Sin embargo, existe otro tipo de archivo, tanto para particulares como para personas jurídicas, que te ayudan en una doble vía: consultar el archivo para conocer proovedores y empresas que están fichados como morosos para evitar hacer acuerdos con ellos y solicitar el pago de deudas a través de un servicio de reclamación de impagados. Estamos hablando de nuestro propio servicio, ICIRED, para particulares y para pymes y autónomos, que cuenta con un 58% de éxito de recuperar impagos en el primer requerimiento.

Estar incluido en una de estas listas y ser considerado moroso, tiene una serie de obligaciones a asumir por el deudor como:

  1. La responsabilidad ante los riesgos, es decir, los hechos que puedan ocurrir desde el momento en el que se convierte en moroso hasta que deja de serlo. Por ejemplo, si alquilas un coche para unas vacaciones y tienes que devolverlo el día 15, pero no lo haces hasta cinco días después de la fecha estipulada, lo que ocurra en ese periodo de tiempo, es responsabilidad del moroso. 
  2. Asumir los intereses de la deuda que surgen desde que se establece como pendiente hasta que se realiza el pago de la misma.

Entrar en un listado de morosos es cuanto menos incómodo. Puede traernos multitud de inconvenientes para realizar diferentes contrataciones de servicios como la luz, el agua, el gas, internet… o incluso para obtener diferentes ayudas de tipo crediticio y bancario. Por ello, salir de este listado, si estás incluido en uno debería de ser uno de tus objetivos. 

Vamos a ver cómo salir de la lista de morosos.

Salir de un listado de morosos

Si no quieres dejar cumplir los cinco años estipulados para que venza la deuda y los listados de morosos tengan que borrarte, el primer paso, y lógico, para salir anticipadamente de un listado de morosos es el de solventar la deuda que tienes pendiente. 

Es importante tener en cuenta que por mucho que saldes tu deuda, si no eres tu el que solicita ser eliminado de los diferentes listados, puede que el acreedor olvide solicitar que se te elimine. Por tanto, tienes que tener una actitud proactiva ante este tema y una vez solventada la deuda, lo que debes hacer es enviar el comprobante de dicho ingreso o ingresos para que seas eliminado de forma automática y dejes de salir en los listados.

 

En este post hemos tratado todo lo referente a las listas de morosos y lo que debes tener en cuenta para no formar parte de un listado, así como la entrada al mismo, las posiblidades que tienes para que te eliminen y cómo puedes reclamar tu deuda en caso de que seas un acreedor que cuenta con pagos pendientes por parte de proovedores. 

banner-agaz-cuadrado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.