banner-cobro-morosos

El alquiler es uno de los medios más demandados en la actualidad para conseguir una vivienda. Del mismo modo el procedimiento para seleccionar un buen inquilino cada vez se complica más. La nube de la morosidad por el impago o posible ocupación ronda por la cabeza de cualquier propietario que se enfrenta a esta actividad. El proceso de alquiler se va refinando y exige la presentación de numerosa documentación por parte del posible inquilino o inquilinos. La seguridad es clave para estar confiado y tranquilo de que las personas que están en tu casa responderán tanto cívicamente como económicamente a la renta y los gastos ocasionados. ¿Pero y si no es así? ¿Si desde el primer mes de alquiler o a lo largo del plazo que se especifica en el contrato firmado, el arrendatario deja de cumplir con su deber y sus pagos? ¿Cómo podemos enfrentarnos si nos encontramos con un inquilino moroso? Y lo más importante ¿quién puede asesorarnos y guiarnos en este camino que se presenta cada día más complicado?

La ley va cambiando, pero al final la sociedad evoluciona mucho más rápido y resulta complicado estar al día de todas esas modificaciones y cambios que se van aprobando y que el usuario común que alquila su vivienda, en numerosas ocasiones, desconoce. 

Desahuciar a un inquilino moroso, simplemente escuchar esa expresión, pone los pelos de punta a cualquiera y es una situación que seguramente cualquier arrendador quiera evitar y no verse en esa tesitura, sin embargo sucede. Y sucede en muchas ocasiones. 

Independientemente del momento en el que se incumpla el contrato de alquiler, cuando un arrendatario abandona sus obligaciones con su arrendador, este inquilino se convierte en moroso, ya que normalmente se alarga en el tiempo desembocando en una situación de incumplimiento de condiciones que llevarán a un futuro desahucio del propio inquilino. 

¿Tú también te sientes perdido en este proceso?

Es en este momento en el que el arrendador si siente perdido. Salen a la luz esas carencias para poder afrontar una situación tan complicada y delicada como es la de la morosidad. Desahuciar a tu propio inquilino, en el que una vez depositaste tu confianza y lo que es o fue tu hogar, conlleva una presión fuerte para el propietario. Tanto económica por no recibir el pago acordado en la firma del contrato como psicológica, ya que verse inmerso en un proceso de desahucio a simple vista puede parecer muy tedioso y puede llegar a desgastar a uno mismo y a todos los que incumbe el propio proceso.

Ante un proceso de desahucio, la negociación es clave. Hay que agotar todos los cartuchos posibles para poder solucionar esta situación problemática lo antes posible y de la manera más cívica. Una vez se haya intentado esta vía y si no se han obtenido resultados; ¿qué se puede hacer para desahuciar al inquilino moroso?. Desde ICIRED os desgranamos en unos sencillos pasos el procedimiento para poder conseguir tu objetivo. Desahuciar a un inquilino moroso es complejo, pero de la mano del método de ICIRED y sus profesionales, la tranquilidad se instaura en todo el camino a seguir. 

Pasos a seguir para desahuciar a tu inquilino moroso

Cuando se produce un impago o incumplimiento del contrato firmado entre arrendador y arrendatario, hay que poner el ojo rápidamente en la situación y valorar si va a ser algo puntual o se torna permanente. Ya hemos comentado que si la negociación al respecto del impago sigue vigente y no hay solución posible, es vital buscar ayuda y dejar asesorarse de profesionales. 

Ante un posible desahucio de un inquilino moroso lo mejor es tomar decisiones cuando la vía amistosa, además, se ha agotado.

Por lo tanto si sufres de morosidad y estás pensando en el desahucio de tu inquilino puedes contar con ICIRED como tu mejor aliado. 

  • Ponte en contacto con ICIRED.
  • Aportar la documentación para valorar el expediente. En ICIRED necesitamos contar con alguna documentación que acredite, aunque sea de modo apriorístico, la existencia del impago, por lo que en caso de impagos de alquiler sería suficiente con el contrato y, en su caso, documentos bancarios que prueben los pagos realizados y los debidos.
  • Da de alta tu deuda en el fichero ICIRED. La que corresponde al inquilino moroso.
  • Desde ICIRED enviarán un requerimiento formal de pago por medio de carta certificada, burofax o requerimiento notarial. Esto dependerá de la modalidad contratada, la que el propietario elija. Además en este momento se le advertirá al posible inquilino desahuciado de que si no paga su deuda se le incluirá en un fichero de morosidad. 
  • Si el inquilino moroso no responde, quedará su nombre y deuda publicada en el fichero de morosidad público y que cualquier persona, empresa o entidad bancaria puede acceder y se le notificará además a través de carta certificada. Esto genera mucha presión al proceso y directamente al arrendatario, ya que la publicación de su nombre en este fichero le puede acarrear grandes problemas a nivel personal con empresas y entidades bancarias en el presente y el futuro.

¿Y sí pese a todo esto el inquilino sigue sin dar señales de vida o directamente se desentiende de la deuda y decide seguir sin pagar? ¿Cuál es la siguiente vía a seguir?

Para aquellos casos en que resulta infructuoso el proceso de reclamación previa y publicación en el fichero ICIRED, el cliente puede optar, en determinados casos, por encargarnos el inicio de las gestiones de cobro que llevamos a cabo mediante nuestros agentes colaboradores, que implica la realización de un seguimiento exhaustivo de deudor y deuda sin el desembolso de ningún precio adicional, sino recibiendo, en este supuesto, una remuneración a éxito en forma de comisión.

En última instancia, y según las características de la deuda, ponemos a disposición del cliente a nuestros abogados colaboradores para explorar la vía judicial.

¿Qué índice de eficacia tiene este sistema?

Los impagos de alquiler, al tratarse de obligaciones de pago ya vencidas y líquidas, son perfectamente reclamables por medio del eficaz sistema de reclamación y publicación de impagos de ICIRED.

ICIRED cuenta con un índice de éxito en el cobro del 58% para el caso de deudas inferiores a un año y de cuantía media o baja, como suele ocurrir en el caso de deudas por impagos en arrendamientos. Se trata de un porcentaje muy elevado que viene avalado por el servicio de reclamación previa, publicación en el fichero de morosidad y gestión de cobro que realizamos. Dado el alto porcentaje de éxito en el cobro, el seguimiento que realizamos de la deuda y el bajo coste que supone nuestro proceso para el acreedor, sin duda el servicio prestado por ICIRED merece ser probado antes de dar por perdida una deuda, sea por impagos de alquiler o por cualquier otro motivo.

Por lo tanto, si te encuentras en esta situación y tú también te estás planteando desahuciar a tu inquilino, ten en cuenta estas indicaciones para poder poner solución cuanto antes al problema y cumplir tu objetivo. Cualquier deudor, y aclaramos que puede ser tanto persona física como persona jurídica, que en muchos casos también incumplen con sus obligaciones de pago, pueden ser reclamados por ICIRED y pueden ser publicados en su fichero de morosos. Todo ello favorece enormemente y agiliza el proceso de recobro de la deuda del propio inquilino moroso. 

Además y en lo relativo a la deuda acometida por este inquilino moroso no existe una ratio máxima o mínima para hacer uso de este mecanismo de prevención y recobro del inquilino que se quiere desahuciar. 

Es más, ICIRED cobra un precio fijo a sus clientes por cada reclamación que se hace, de tan sólo 29,90 € más IVA, por lo que, en caso de obtener el pago de la deuda por medio de la reclamación y publicación en nuestro fichero de morosos, no se devenga comisión alguna.

Si te encuentras en esta situación pon solución y consigue tu objetivo antes de iniciar, y para evitar, el camino de desahucio de tu inquilino moroso. No esperes más.

banner-agaz-cuadrado