banner-cobro-morosos

Los bancos y entidades financieras aplican unas comisiones que son, en la mayoría de los casos, gastos de reclamación por saldo deudor. A lo largo de este post vamos a centrarnos en conocer todos los pormenores de esta problemática o hecho tan concreto en el que muchas familias o incluso empresas suelen caer.

Siempre comentamos que, precisamente, a causa de la pandemia y la crisis socioeconómica que la Covid-19 ha generado, este tipo de situaciones se han agravado en gran medida. Las comisiones que percuten los bancos ante estos saldos deudores son acciones comunes. Acciones que todos conocemos y que quizá alguna vez nos han aplicado, pero no entendemos en su totalidad.

Por todo ello también vamos a poner especial atención en ver qué posibilidades y en qué casos se puede producir los gastos de reclamación por saldo deudor. Conocer todos los pormenores de esta circunstancia que afecta a una gran parte de la población. 

Comisión de gastos de reclamación por saldo deudor

Lo primero es entender bien el concepto y a qué nos referimos cuando hablamos de esta comisión o de estas reclamaciones por saldo deudor.

La comisión de reclamación de saldos deudores es una de las comisiones estrella de los bancos. Una de las comisiones más habituales cobradas por las entidades financieras a sus clientes. Y consiste en que, cuando la cuenta del cliente se encuentra en negativo o en números rojos, que también es una expresión muy conocida, y se produce un cargo o el cobro de un recibo cuando la propia cuenta está sin saldo, se queda en negativo. Y por lo tanto se aplica esta comisión por no contar con el dinero necesario en esa cuenta en el momento en el que se ha efectuado el cobro concreto. En ese momento la entidad financiera pone en marcha su maquinaria y cobra una comisión por descubierto.

Esta comisión de reclamación de saldos deudores conlleva unos gastos o un coste que es el importe de la comisión que aplica el banco y que varía dependiendo principalmente de la entidad bancaria que lo aplique. Esta cuantía o este gasto de reclamación de saldo deudor oscila entre los 20 y los 40 euros normalmente. 

Ahora bien, como hemos comentado, estas comisiones las tenemos prácticamente asimiladas como ciudadanos, como que los bancos tienen pleno derecho en ejecutarlas. Pero, ¿es realmente así? ¿Están justificadas y en ese caso, por qué motivo?

Comisiones y cuantías que varían según la entidad financiera

Ya sabemos qué son estos gastos por saldo deudor y que varían en función de qué entidad financiera los aplique, pero es momento de ver cuál es la visión de los bancos para justificarlas. 

La versión por la que apuestan los bancos y la cual defiende el cobro de estos gastos de saldo deudor es porque son el resultado de los gastos provocados por la notificación al propio cliente de la situación financiera en la que se encuentra en ese momento tras el cobro de ese recibo o pago cuando la cuenta está en negativo. Cobran esta comisión bajo la afirmación de que el motivo es porque notifican al cliente su situación de descubierto o deuda pendiente. Unos gastos que aplican de forma inmediata incluso antes de avisar, en muchos casos, al propio cliente.

Hoy en día cuando todo es digital y los clientes tienen acceso prácticamente diario a través de diversas aplicaciones y páginas web a sus cuentas bancarias, resulta todavía más complicado entender este motivo que aportan los bancos para justificar esta comisión y aplicar a su cliente esos gastos por saldo deudor. 

Una versión que cada vez se cree menos gente y que en muchos casos hace que la insatisfacción del propio cliente haga que se plantee cambiar de entidad. El problema es que todas ellas lo aplican, en mayor o menor medida. 

La banca tiende a cobrar en los descubiertos la comisión más los propios intereses de demora. En el año 2020 esa tasa ha estado fijada en el 3%, por lo que el porcentaje máximo que cobraría la propia entidad financiera podía ser de hasta un TAE del 7,5%.

Además aquí en este punto entra en juego ese tiempo que el cliente se encuentra en descubierto con relación a su propia cuenta. Esto también es un dato reseñable, ya que en la mayoría de las instituciones bancarias se considera que un saldo negativo es descubierto hasta que llegan a cumplirse 90 días. Una vez ha expirado ese tiempo, ya no se considera descubierto sino que pasa a considerarse crédito de dudoso cobro y el propio cliente contará con la etiqueta de moroso y el banco lo registrará como tal. Lo que repercutirá en cualquier actividad donde se involucre un crédito o compromiso de deuda.

¿Cómo y cuándo reclamar los gastos por saldo deudor?

A veces estar en números rojos puede ser provocado por algún despiste, porque no contábamos con el cobro de ese recibo o algún gasto adicional. Además siempre suele suceder a final de mes precisamente por ese motivo. No obstante hay muchas veces que los clientes de los bancos a los que se les ha repercutido esta comisión, pagan los gastos por este saldo deudor sin saber que hay posibilidad de poder reclamarlos. 

De todos modos, por prevenir, siempre se recomienda y es importante que los usuarios estén al día de su liquidez y situación financiera, ya que aunque estos gastos por saldo deudor pudieran no ser del todo legales y se pudieran reclamar, al final por pereza hay mucha gente que decide no iniciar el proceso y pagar lo que el banco le ha reclamado. Y decimos que pueden no ser legales porque hay sentencias que avalan que, tal y como las tienen configuradas los bancos, no lo son, y porque el propio Banco de España no tiene aprobada esta comisión en la proporcionalidad que las propias entidades financieras lo suelen aplicar.

De modo que si te han repercutido estos gastos por saldo deudor, tienes a la Justicia de tu lado y tienes la posibilidad de reclamarlo directamente a tu banco que, en su caso, estarán obligados a devolverte todo ese dinero que te han reclamado por incurrir en ese descubierto. 

Recuperar el dinero que se ha cobrado a un cliente por comisión de saldo deudor es posible. Hemos incidido que el propio Banco de España no está de acuerdo con las proporcionalidades con la que los bancos las aplican y por tanto inciden en:

  • Las comisiones por descubierto no pueden superar en 2,5 veces el interés legal del dinero. 
  • La reclamación del banco de estos gastos de saldo deudor vulneran el artículo 87.5 de la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios, ya que no existe servicio ni gasto que se preste al cliente. Y por imponer el pago al consumidor se vulnera también el artículo 89.3.

Teniendo en cuenta estos dos apuntes, los consumidores pueden y están en su derecho de poder reclamar estos gastos de saldo deudor. Se puede ejecutar de dos formas. 

  • Por cuenta propia. Realizando cada una de las gestiones directamente el cliente afectado.
  • Por cuenta ajena a través de un abogado que realice todos los trámites y proceso. 

Normalmente este tipo de procesos de gastos por reclamación de saldo deudor es algo sencillo y que suele realizarlo el propio interesado. Aquí detallamos ahora cada uno de los pasos para ejecutarlo. 

  • Ponerse en contacto con el banco como paso principal para solicitarles la devolución de las comisiones por saldo deudor. Habitualmente responden de manera poco profesional intentando no dar soluciones e imposibilitando el trámite. 
  • La clave está en insistir. El banco conoce que estas comisiones son abusivas. Revisa también si te han notificado por alguna vía ya sea sms, carta o email este hecho.
  • Es momento de notificar por escrito esta reclamación a través de un email para que quede constancia y vean que realmente vas en serio con el proceso de reclamación por estos gastos de saldo deudor. En este punto existen varias plantillas para poder rellenar como reclamación. O también puedes hacer la tuya propia incluyendo todos los datos para que sepan de esa seriedad frente al proceso. 
  • Normalmente tras este proceso de reclamación por escrito el banco suele devolver ese importe y cancelar la comisión por descubierto.
banner-agaz-cuadrado