banner-cobro-morosos

Más que nunca, los motivos por los cuales una cuenta bancaria se queda en descubierto, se multiplican. La crisis sanitaria ha producido que muchos recibos se acumulen; pagos, cuotas hipotecarias, liquidaciones de tarjetas… Y esto hace que en muchos casos se pueda producir un descubierto o llegue el momento en el que alguno de ellos se quede sin abonar. En este punto entran en juego las famosas comisiones. Una de las herramientas que utilizan los bancos y las entidades financieras para cubrirse y presionar también al cliente. Centrando más el tema, en el post de hoy vamos a incidir en una de ellas. En las comisiones por reclamación de posiciones deudoras. Que no es sino otra comisión establecida por la entidad bancaria para cuando suceden estos impagos o descubiertos en las cuentas corrientes. 

Vamos a conocer todos los detalles para ver hasta qué punto están permitidas o se encuentran enmarcadas en el ámbito legal. Y sobre todo, también, conocer qué son, cómo y cuándo se aplican y las diferencias frente a los intereses o comisiones similares que también son aplicadas por los bancos. De este modo se podrán ejecutar esas reclamaciones de posiciones deudoras.

Comisión por reclamación de posiciones deudoras

Conocer exactamente a qué tipo de comisión nos enfrentamos en cada momento es fundamental para saber si es abusiva, está permitida o si se puede, por el contrario, reclamar. 

El concepto posición deudora hace referencia al impago generado por no afrontar puntualmente la amortización de una cuota de un préstamo personal o hipotecario. En el momento que este hecho se produce, de forma automática, las entidades financieras ejecutan la comisión por reclamación de posición deudora que tiene por objetivo resarcir a la propia entidad de los costes derivados por la gestión del recobro, costes de recobro provocados por no tener liquidez en la cuenta ante un pago concreto. 

Hay que recalcar que esta comisión de posición deudora es una comisión fija y se devenga el mismo día en el que en la cuenta del banco se produce ese descubierto y se queda en negativo por un pago concreto o el retraso de una cuota. Es muy importante tener esto en cuenta, ya que si se llega a producir, la comisión se ejecutará de forma automática. De nada sirve regularizar la situación al día siguiente, porque ya se ha producido ese descubierto dejando la cuenta en números rojos. La comisión será aplicada y el importe al ser una comisión fija, será el mismo ya lo regularicemos al día siguiente o más adelante. Del mismo modo, esta comisión de posición deudora no puede ser cobrada de manera repetida por un mismo descubierto, precisamente por el mismo motivo de ser una cuantía fija. 

Por lo tanto conociendo todos los detalles sobre esta comisión desde su concepto, podremos valorar esa reclamación de posiciones deudoras. Ver si es legítimo o no.

Comisión de descubierto y posición deudora. ¿Son lo mismo?

Acabamos de comentar que para poder ejecutar una reclamación de posición deudora es indispensable reconocerlas y saber cómo actuar frente a ellas. Por eso queremos centrarnos en ver las diferencias entre los distintos tipos de comisiones que aplican los bancos cuando se producen estos hechos. Porque no, no son lo mismo las comisiones de descubierto que las de posición deudora. 

Se suelen confundir ambas con mucha frecuencia, incluso con los intereses de demora que también daremos  una pincelada sobre ello. 

Las comisiones de descubierto se producen cuando el banco realiza el pago de un recibo que está domiciliado sin que haya saldo en la cuenta, produciendo de este modo el propio banco dicho descubierto en nuestra cuenta. El propio Banco de España recalca la diferencia entre estas dos comisiones de la siguiente forma: “mientras que la comisión de reclamación de posiciones deudoras retribuye el coste de las gestiones que efectúa la entidad para recuperar el impagado, la comisión de descubierto retribuye la facilidad crediticia que concede la entidad a su cliente”.

Brevemente en cuanto a los intereses de demora, estos se aplican independientemente a las dos comisiones anteriores y varían en función del tiempo que cada se encuentre en posición deudora. Además, por ley, esta comisión por intereses de demora nunca puede ser superior a multiplicar 2.5 veces el tipo de interés legal del dinero. 

Requisitos que debe cumplir la posición deudora

Este punto es muy importante, ya que si algunas de las siguientes condiciones descritas no se cumplen, la reclamación de posición deudora cobra más protagonismo. Pudiendo de esta forma conocer toda la información para iniciar por tanto el proceso de reclamación de esta comisión. 

banner-cobro-morosos

La comisión por reclamación de posiciones deudoras es una comisión admitida por el Banco de España. 

Para todo ello es necesario que las propias entidades financieras y bancarias:

  • Hayan ejecutado gestiones de forma individualizada y dirigida a recuperar el importe adeudado. 
  • Las entidades deben acreditar que estas gestiones son necesarias.
  • El Banco de España señala que estas comisiones no deben aplicares automáticamente en el momento que se produce esa demora, sino que la reclamación de la posición deudora debe ejecutarse teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada impago y, por supuesto, de cada caso concreto de cada cliente. 

Estos tres criterios son estrictamente necesarios. Para que se produzca el cobro de esta comisión y esta reclamación de posiciones deudoras por parte de las entidades financieras, siempre deben tenerse en cuenta estos tres puntos descritos. 

Por lo tanto si alguno de ellos no se ha tenido en cuenta en el caso concreto de algún cliente, es totalmente legítimo reclamar. 

Es importante también conocer la normativa sobre buenas prácticas bancarias del propio Banco de España, así como la sentencia número 566/2019 de la Sala de lo Civil, de 25 de octubre de 2019, del Tribunal Supremo, donde se detallan todas las condiciones mucho más desarrolladas para que se puedan llegar a cobrar estas comisiones de posición deudora. 

¿Cómo ejecutar una reclamación de posiciones deudoras al banco?

Una vez hayamos examinado el caso concreto de esta comisión ejecutada. Y si vemos que alguno de los tres criterios anteriores no se ha tenido en cuenta o se ha aplicado sin transparencia, el acusado como deudor puede reclamar.

Este proceso de reclamación de posición deudora a las entidades financiera se puede ejecutar de la siguiente forma. No es difícil y tampoco conlleva mucho requerimiento de tiempo y dedicación.

La reclamación de posición deudora se puede realizar por escrito ante el Defensor del cliente de la propia entidad que ha aplicado dicha comisión(SAC). Se formaliza por escrito la instancia de reclamación y el banco debe dar el siguiente paso. Si pasados unos meses el banco no ha dado respuesta o su respuesta es negativa y el cliente sigue sin estar de acuerdo, se puede ir un paso más allá para seguir intentándolo. Llegaría el momento de presentar una reclamación ante el Departamento de Conducta y Reclamación del Banco de España. Para desarrollar este punto siempre se recomienda contar con la figura de un abogado que lidere la ejecución de esta demanda y la asesoría del proceso. Ya que en este punto la reclamación se puede hacer directamente ante el Banco de España.

En este punto también entra en debate la interpretación de si este tipo de comisiones por posición deudora resultan abusivas y se ejecutan en pro de favorecer a las entidades financieras y su bolsillo. 

banner-agaz-cuadrado