banner-cobro-morosos

¿Quién a día doy en su carrera como profesional o empresario, a nivel laboral o personal, no se ha encontrado con un moroso? Con esa persona física o jurídica que no ha respondido con el pago acordado por la obligación correspondiente. Este hecho puede ser grave para la economía de una empresa o autónomo, pero también se dan casos en el ámbito de los particulares. El cobro de impagos es una de las grandes obsesiones de las empresas para poder contar con sus balances positivos y tener liquidez ante los posibles pagos o imprevistos que les puedan surgir en el camino. 

La época actual que estamos viviendo, sin duda, no favorece mantener las cuentas al día y por eso el tener los pagos actualizados y saber cómo efectuar el cobro de impagados es algo que ha cobrado especial relevancia y que hay que dominar muy bien para que no se convierta en algo complejo que haga que la empresa, ya sea grande o pequeña, pueda ir a la quiebra. 

Cómo gestionar el cobro de morosos es de vital importancia por eso en este post nos vamos a centrar en conocer las claves para realizar este proceso de cobro de impagados a la perfección. Y mostrar todas las herramientas con las que se pueden contar para poder recuperar el importe demandado. De manera amistosa en primera instancia o ya de la mano de la Justicia si así fuera necesario. Todas las claves de cómo efectuar el cobro de impagados. 

La figura del acreedor ante reclamaciones amistosas

La clave del éxito del recobro de estos impagos reside precisamente en las buenas dotes por parte del acreedor en saber analizar la situación, en reconocer del mismo modo el tipo de deudor con el que se encuentra de frente y ver qué opción o herramientas de todas las disponibles es más eficaz frente a ello y de cara a recuperar ese impago contraído. Esta parte es importantísima sobre todo en el primer acercamiento al deudor para conocer los motivos por los cuales no se ha llevado a cabo el pago acordado en correspondencia con los bienes o servicios que la empresa, que ahora reclama, le ha prestado. 

Por lo tanto, uno de los primeros elementos a tener en cuenta para el cobro de impagos, es el propio acreedor. El saber cómo reclamar por la vía amistosa el impago contraído ofreciendo argumentos y ciertas medidas flexibles para que, conociendo el caso por el cual no se ha podido realizar el pago convenido, se puede realizar lo antes posible sin necesidad de tener que recurrir a otras vías más agresivas. Tener paciencia, conocer y dialogar con el proveedor o cliente es vital para poder agilizar esta vía amistosa. La metodología en este punto también es importante. Por lo que siempre recomendamos tener un sistema claro dentro de los departamentos de facturación de las empresas. Desde Pymes hasta multinacionales, ya que ofrecer una estructura y una visión clara de nuestro funcionamiento a nivel pagos, a nuestros proveedores hará que tengan claro en todo momento a quién acudir si tienen dudas o algún problema a la hora de afrontar los pagos. En muchos casos nos enfrentamos a un impago por una situación de falta de liquidez transitoria y precisamente por mantener esta comunicación directa entre ambas partes, se puede solucionar inmediatamente acordando un nuevo plazo de pago. Conocer a nuestros proveedores y clientes es clave para mantener una buena situación financiera.

Sucede en ocasiones que se inician relaciones comerciales con nuevos proveedores o clientes que pueden venir o no recomendados. Por ello ante estas nuevas situaciones es importante acordar desde un principio las condiciones de pago, los plazos previstos y firmar un contrato donde toda la información acordada figure y quede certificada por ambas partes. De este modo estaremos más cubiertos y nos aportará más seguridad a la hora de entablar esta relación comercial nueva y durante el proceso de intercambio de bienes o servicios. De la misma forma que este contrato figurará como aval llegado el momento en el que, por la circunstancia que sea, una de las partes no responda por su pago y se convierta en moroso. Con ello, y con toda la documentación, nos será mucho más sencillo poder realizar una reclamación por impago ya sea por vía amistosa o por vía judicial. 

Cobro de impagados por vía judicial

Los problemas financieros provocados por la morosidad se dan cada vez con más frecuencia. También en algunas ocasiones nos encontramos con empresas o personas físicas que son expertas en contratar servicios o adquirir bienes por los que luego no responden. Ya hemos hablado de cómo reclamar estos impagos por vía amistosa, pero para este tipo de deudor, especialmente, son técnicas que no suelen funcionar. Siendo así, también resultan muy útiles las herramientas que nos proporcionan las empresas de reclamación de deuda a través de sus herramientas estrella que son los ficheros de morosos. 

Recurrir a una empresa de reclamación de deudas para cobrar nuestro impago también es un movimiento muy inteligente antes de recurrir a la vía final que es la judicial y que puede resultar más tediosa y costosa. 

Ante esta situación contar con estas empresas, como es el caso de ICIRED y su fichero de morosos es una buena solución, ya que en poco tiempo y tras notificar al moroso que será incluido en un fichero de estas características, suele responder ante esa deuda contraída. Que el nombre de una empresa o el de una persona, como persona física, aparezca reflejado en un fichero de morosos asociado a la cuantía que se debe es una estrategia agresiva que tiene muy buenos resultados, ya que nadie quiere verse inmerso en esta situación, habida cuenta de que los ficheros de morosos son públicos y cualquier empresa, entidad financiera o persona física puede acceder a ellos para conocer la situación financiera de la persona física o jurídica con la que va a entablar una relación contractual de cualquier tipo. Verte inmerso en un fichero de estas características hará que las entidades bancarias no se fíen de tu persona o empresa a la hora de conceder créditos o préstamos afectando directamente a tu reputación financiera. Por eso suelen responder ante ese impago, porque además resulta muy complicado salir de uno de ellos.  Además, la información de ICIRED es ya accesible al sistema financiero y empresarial español a través de su Informa D&B y la multinacional Experian, con la que acaba de firmar un reciente acuerdo.

Y ya por último nos queda la vía judicial de la mano de los profesionales del ámbito jurídico como son los abogados y procuradores. Si los métodos anteriores no han funcionado y siempre y cuando la deuda que queremos cobrar reúna los requisitos necesarios y cuente con la documentación acreditativa, el Ordenamiento se pondrá del lado del acreedor que reclama ese cobro impagado. A través del proceso monitorio la ley pone a nuestra disposición las herramientas para poder recuperar el impago. 

Errores a evitar ante el cobro de impagos

Las personas que lleven a cabo cualquiera de los procesos de reclamación de deuda deben contar con habilidades para poder lograr acuerdos y sobre todo con estrategias que hagan que el moroso se sienta parte del proceso y así se pueda recuperar el impago. Por lo tanto hay que tener en cuenta que no se puede caer en los siguientes errores cuando se persigue el cobro de un impago:

  1. No se debe herir la autoestima del deudor o moroso de buena fe. Hay que ser persuasivo sin incidir en estos aspectos. 
  2. No se debe amenazar en ningún caso al deudor o moroso, sino que debemos comenzar actuando de forma más amigable para tratar de obtener el pago cuanto antes. 
  3. No se debe actuar siguiendo estrategias antagónicas. El protocolo de judicializar de forma inmediata las deudas puede ser más costoso y menos beneficioso de lo esperado. Lo que se recomienda es actuar de forma honesta y transparente para, en un principio, poder tender puentes y conseguir recuperar el cobro del impago que se reclama. Si esto no funciona, habrá que pensar en la alternativa judicial, sin olvidar nunca recurrir a los los recursos que presenta una empresa como ICIRED, que aumenta significativamente el porcentaje de recobro.

banner-agaz-cuadrado